Llámanos: +34 96 267 39 39

Feldenkrais de nuevo

Ya lo hemos disfrutado.

Ya es la tercera edición.

Me gusta Feldenkrais.

Por eso me gusta que la gente lo conozca, tenga su propia experiencia y pueda crear su propia valoración.

El día 16 de junio volvimos a disfrutar con Jorge Ferri y sus nuevas lecciones, que, en mi experiencia, nunca se repiten, y siempre te demandan atención y escucha activa de tu cuerpo, cosa estupenda porque regalarme esas horas íntegras para que mi  Sistema Nervioso “disfrute” fue muy saludable, agradable y liberador.

Jorge organizó la jornada con tres lecciones, o ATM´s (Autoconciencia a Través del Movimiento). Y dos IF´s (Integración Funcional).

Las lecciones consisten en seguir las indicaciones del profesor, que va guiando la clase y llevando al participante a realizar movimientos determinados que van sucediéndose secuencialmente, y cada individuo debe tratarse bien al realizarlos, desde el punto que no debe provocarse incomodidad ninguna, ha de sentirse libre para realizarlos disfrutando con ello, y sin pretender en absoluto llegar a ningún objetivo ni juzgar lo que hacemos.

Soy consciente de que todos estos parámetros (no dolor, no forzar, no juzgar) son para muchos de nosotros “anti-parámetros”, ya que por nuestro trabajo como terapeutas físicos, nuestra cultura del esfuerzo y nuestro interés en cambiarlo todo según nuestros criterios parece que nos abala hace tiempo, y es lo que tenemos impreso en nuestro ADN. Es por ello por lo que este método me parece tan atractivo. Porque me “toca” lo que yo tenía como intocable. Y cuando algo me hace reflexionar a esos niveles, me encanta. Digamos que me pone en mi sitio, me hace relativizarlo todo, me suaviza, me modera.

En cuanto a las Integraciones Funcionales, son el otro modo con el que el método Feldenkrais puede trabajar. Se trata de una sesión individual en la que una persona (el profesor) mueve y observa y la otra (el cliente, para entendernos) recibe. En este Taller los participantes se organizaron en parejas y trabajaron el método de este modo, aprendiendo cada uno a realizar el “toque” en su compañero, y sintiendo hacia dónde se movía más fácil, para llevarlo por allí…. de nuevo rompiendo esquemas y atravesando barreras.

Termino con una frase inspiradora del fundador del Método, Moshe Feldenkrais:

“Hacer de lo imposible posible, de lo posible fácil y lo fácil elegante”

Comentarios

comentarios

Esta entrada ha sido publicada en experiencias, Formación. Enlace permanente.